Apetitos afilados. Dientes entonados. Oídos hambrientos.

miércoles, octubre 15, 2008

Letras

Quizá una de las razones de que escuche poca música en español es que pongo las letras en un segundo plano. A veces, ellas mismas, las letras, por sí solas se colocan en el primero. Pero normalmente no lo hacen, para qué nos vamos a engañar.

Para letras de amor, los boleros o la copla: las del pop son demasiado obvias, demasiado cotidianas. Las de las otras, pura pasión. Sólo unos pocos destacan: Bunbury, antes de liarse a plagiar como un bendito, le ponía cojones (a veces el corazón y el alma no son suficientes) a sus versos. Y no sólo para el amor: "todos somos artistas de mierda en potencia".

Si las letras normalmente suelo obviarlas, hay gente con la que no puedo por sus palabras, como Alejandro Sanz. En todas sus canciones incluye "corazón", "alma" y "piel".

Pero se puede hablar de más cosas que el amor. También están las reivindicativas, que suelen aburrirme por lo obvio. O las fiesteras, o las que no dicen absolutamente nada.

O las letras en otros idiomas. Mi escaso conocimiento del inglés me permite algo que me encanta: que interprete -o que directamente invente- lo que dice la canción a mi manera. No es porque yo lo haga, pero el resultado suele ser mejor, más evocador, de lo que la letra original pretendía. Será algo subconsciente: completo lo que no entiendo con palabras que a mí me gustan más.

En fin, que hay letras con las que te identificas. A mí, en español, aparte de las de Bunbury, me pasa con las de El último de la fila (cuando se entienden... o cuando las interpreto ad lib). Pero, a la manera de confesión, me encanta la visceralidad y la mala leche de las letras de Los Planetas. A veces hacen falta: no somos seres perfectos.

3 Comments:

Blogger Kayele said...

Mierda, ahora me dejas preocupada. Las letras que yo hago serán... aburridas, obvias, mediocres...

Todo depende de que tipo de escuchador seas y lo que busques; para letras de amor nada sosas te animaría a escuchar a Javier Ruibal (y eso que mete la "boca" en casi todos sus temas); un algo emotivo y cultivado en Jorge Drexler; para ponerte a temblar y llorar como un niño... nada mejor que Chavelita Vargas; un rato cachondo con su puntito reivindicativo con los Martires del Compás, o incluso Kiko Veneno... no me voy privar de mencionar a genios como Rosendo o Sabina, y a grupazos como Extremoduro, Siniestro Total, Barricada... porque no acabaría nunca; esto solo en castellano.

A veces da la impresión de que las letras no importan; y sin embargo las letras lo son... todo.

21/10/08 18:50

 
Blogger Milton Malone said...

Soy el peor tipo de escuchador que puedas imaginar. Con Sabina me pasa que, aunque reconozco que tiene un talento inmenso, no me llega, prefiero a Serrat: aunque no lo parezca, es más irónico.

22/10/08 14:41

 
Blogger Kayele said...

Bueno, yo prefiero a Rosendo.

Pero no me cambies de tema... reconoce que tenemos insignes letristas en castellano. Eh??

22/10/08 19:25

 

Publicar un comentario

<< Home