Apetitos afilados. Dientes entonados. Oídos hambrientos.

viernes, julio 25, 2008

Una recomendación rápida. Elbow: los chicos del barrio

Como con la mayoría de grupos que me gustan, llegué a ellos de casualidad. Y no podía ser de otra forma, porque nunca he visto que una revista especializada les dedique una portada. Es de esos grupos que, de estar (tampoco he visto que les hayan entrevistado), están en las páginas interiores, o si acaso en un recuadrito en la sección de críticas de discos. El hecho de ser mancunianos tampoco les favorece. Primero, por la proliferación de tantos grupos famosos en tan fea ciudad. Segundo, porque no tienen nada que ver con el rollo Manchester. Quizá hubo una confusión al nacer entre Bobby Gillespie de Primal Scream y Guy Garvey, porque Elbow parecen más de Glasgow que aquéllos, puro Madchester.

Descubrí a Elbow cuando hacía prácticas en la radio: entre canción y canción buscaba insistentemente cd's de mi gusto, extraviados entre tanto Alejandro Sanz y Paulina Rubio. Y encontré un single en el que, sobre un fondo azul, se veía una figurita de un hombrecillo, sin atributo destacable alguno, solamente una maleta al lado y un hueco con forma de corazón en el pecho. La canción era Fugitive motel, de lo mejor que ha dado este nuevo siglo.

A partir de aquí, siempre prestaba atención a alguna noticia relacionada con el grupo, pocas. Simplemente no llaman la atención de primeras, como su música: no es para bailar ni dar saltos ni nada. Tampoco es carne de radiofórmula. Es pop sencillo pero elaborado, que quiere expresar más allá de los clichés y que va poco a poco, sin darte cuenta, penetrando por las venas hasta llegar al corazón. "Prog without solos", comentan ellos con ironía.

Pasan tan desapercibidos que ni siquiera me he hecho con su discografía completa, aparecida toda en este siglo. Pero sí he escuchado profusamente sus tres últimos discos (de cinco) y todavía queda mucho por atrapar de ellos: A cast of thousands (2004), Leaders of the free world (2005) y The seldom seem kid (2008).

Y Fugitive motel... no sé, imaginaos que estáis en medio de ninguna parte en uno de esos largos y ventosos crepúsculos que da octubre y sentís la necesidad de llegar a ese sitio, no sabéis cuál, donde está la amada, quizá viendo la tele...


1 Comments:

Blogger Ángel said...

No estan mal, no me acaban de llamar del todo, pero tienen alguna cancion buenilla.

Y lo que si tienen es el peor nombre del mundo. Codo? Venga ya...

31/7/08 22:57

 

Publicar un comentario

<< Home