Apetitos afilados. Dientes entonados. Oídos hambrientos.

jueves, mayo 07, 2009

Poética del ruido

El primer ordenador que entró en mi casa lo hizo con el nuevo siglo, pasado el temor del "efecto 2000". Con él, casi al instante, entró el Winamp y dos cd con música en mp3, uno con toda la discografía de Nirvana y otro con música variada. En este segundo se incluía un disco recopilatorio de lo que a finales de los 90 se entendía por "música independiente" (de cuando este término empezó a ser peyorativo). El album en cuestión se llamaba Generation Next, y fue sacado por Pepsi como parte de una promoción en apoyo a este tipo de música, con Australian Blonde y su Chup, chup, chup como buques insignia. ¿Entienden la contradicción?


El disco lo cerraba Diamond sea, canción de Sonic Youth pertenecimiente a su disco Washing machine, de 1996. Esto lo supe, claro, bastante después. También supe posteriormente que el tema en realidad dura veinte minutos, y no los seis del disco. Los catorce restantes son puro ruido.


Bueno, pues mola. Aunque el shoegaze y el post-rock no sean los géneros de mis amores, el ruido puede alcanzar una capacidad catártica de la que el sonido ordenadito carece. Se complementan. Como cuando no sabes expresar algo con palabras, o como cuando has entendido a quien tienes delante sólo por un gesto o una acción.


El ruido libera. El ruido crea imágenes. Cómo puede ser tan placentero joderte los oídos. Los caminos del alma son inescrutables. Gloria al ruido.

1 Comments:

Blogger Ángel said...

El ruido cuando está bien hecho mola. Yo descubrí a Sonic Youth a fondo en directo (ya los conocía de antes, pero no lo pillaba del todo, o algo...), grr, en el 99, grrrrr hace 10 años ya... ahem... y recuerdo las oleadas de ruido como si fuera ayer.

Y de hecho ayer les ví tocar en Later Live with Jools Holland ( o como deberían ser todos los programas de música del mundo) y tuve un flashback, evocador, ensoñador. Sonaban igual de abrasadores que cuando los vi. Pese a las canas.

8/5/09 0:20

 

Publicar un comentario

<< Home