Apetitos afilados. Dientes entonados. Oídos hambrientos.

miércoles, julio 12, 2006

Adios iPop

Pues ha durado bien poco. iPop era la apuesta de TVE para recuperar la buena música en televisión y ya tiene fecha de caducidad. Sinceramente, es un programa que apenas he podido seguir, pero recuerdo que su aparición me hizo albergar algunas esperanzas para con la tele pública, la de todos. Por lo que poco que he visto y lo que he oído, iPop es un programa muy digno y muy necesario. El problema: que su audiencia ronda los 300.000 espectadores. Así que a mediados de septiembre Ordovás y compañía cierran el chiringuito.

En una frase muy poco afortunada, recuerdo haber dicho al poco tiempo de la victoria electoral del PSOE, que daba mi voto por bien utilizado si el Gobierno conseguía hacer de TVE algo parecido a lo que en mi opinión debería ser. Y la cosa no empezó mal. Renovación en los informativos, algún programita de debate político... Y se acabó. Al final, Caffarel retorna a lo de siempre. A la caspa, a los Morancos, a las cutreseries, a los concursos que no evolucionan desde los 70... Menuda apuesta por la tele de calidad (ese concepto que en algún sitio debe existir, yo no lo he visto con mis propios ojos).

Lo peor es que parece que van a extender a La 2 la política de La Primera. La de: "hacemos un programa nuevo y le damos dos semanas para que se convierta en un bombazo y, como va a ser que no, nos lo cargamos". Si se reserva la segunda cadena para la programación "de calidad", ¿por qué tanta preocupación por las audiencias? ¿Por qué tienen que funcionar comercialmente unos programas sí y otros no? Yo estoy seguro de que las misas de los fines de semana o el divertidísimo programa Parlamento no tienen más audiencia que iPop. Pero son necesarios, son un servicio público. ¿Cuándo se darán cuenta de que la cultura (y sí, la música lo es) también debe estar en la tele para beneficio de los ciudadanos?

1 Comments:

Blogger Milton Malone said...

No puedes haber expresado mejor la falta de ilusiones con la televisión pública: siempre la van a cambiar y acaban haciendo lo mismo, o peor.

El problema de la música en España es que, si no es jazz o clásica, no es cultura sino mercado, entonces sólo hacen programas de lo que más vende.

14/7/06 16:11

 

Publicar un comentario

<< Home